Material de snow

Cómo afilar los cantos y encerar la tabla de snowboard

Cuidados básicos para mantener la tabla de snowboard en perfectas condiciones de uso y disfrutar al máximo de este deporte.

Actualizada 07/12/2016 a las 19:24
Las tablas de snowboard requieren ciertos cuidados.

Las tablas de snowboard, al igual que ocurre con los esquís, requieren de ciertos cuidados para lograr un deslizamiento óptimo y unos giros precisos: encerado de la base y afilado de los cantos. Estas tareas de mantenimiento pueden realizarse en un taller especializado, donde dejan el equipo en perfectas condiciones de uso pero, si se quiere ahorrar algo de dinero y se tiene algo de habilidad, lo puede hacer uno mismo.

La elección entre el taller y el mantenimiento casero depende también de la frecuencia con la que se practique snowboard: si solo se surfea unos cuantos días cada temporada, es mejor llevar la tabla a un taller, pues no es rentable comprar todo el material necesario. En cambio, si se practica snowboard a menudo, vale la pena aprender a realizar pequeñas reparaciones en la tabla y a mantenerla en condiciones adecuadas, sin perjuicio de que se decida dejarla en manos de profesionales de vez en cuando.

Afilado de los cantos

Lo ideal es afilar los cantos una o dos veces por temporada, en función del uso que se dé a la tabla. El afilado es una tarea delicada y requiere material específico, por lo que si no se tiene  muy claro el proceso, es mejor dejarlo en manos de profesionales para evitar daños irreversibles en la tabla.

En caso de hacerlo uno mismo, se necesita una piedra abrasiva, una lima de 16 dientes por cm (o menos), un afilador de cantos con guía o angulador, limas diamante y limpiador de limas de diamante. Hay que poner la tabla sobre una superficie horizontal estable y, si es posible, sujetarla con una base de goma o unos gatos para impedir que se mueva mientras se trabaja.

Primero, se eliminan las rebabas con la piedra abrasiva. Para ello, se pasa la piedra un par de veces por cada canto con un movimiento largo y presionando ligeramente. Después, con la lima, se repasan los cantos desde la punta de la tabla hasta la cola, con un movimiento largo y suave pero constante y firme.

Para evitar que los cantos laterales queden desiguales se usa el afilador con guía o angulador, con un ángulo entre 88º y 90º. En tablas usadas para competición el ángulo se reduce hasta 85º. El afilado de los cantos se realiza antes que el encerado, ya que al limar se pueden producir pequeños arañazos en la tabla, que se corrigen después con la cera. Un afilado excesivo reduce la vida útil de la tabla de snow, por lo que un buen truco para no excederse es pintar con un rotulador el lado a afilar y parar de hacerlo cuando desaparezca la marca.

Con la tabla horizontal, se liman los cantos: la lima debe usarse de forma paralela a la tabla, plana y pegada a ella. Si la lima tiene una empuñadura que puede causar arañazos en la tabla, se puede envolver con una tela fina o cinta aislante para reducir el roce. Siempre hay que tener en cuenta el sentido de la lima y realizar las pasadas en función de este.

Por último, para pulir los cantos se usan las limas diamante. Las hay con diferentes densidades de grano por centímetro cuadrado y se deben usar empezando por la de menor densidad y más grosor. Se aplica limpiador de diamante sobre la primera lima y se pule el canto lateral, volviendo a aplicarle limpiador al finalizar. Repetir el proceso con el resto de limas en los dos cantos laterales. Dos o tres pasadas largas y firmes con cada lima son suficientes.

Unos cantos correctamente afilados son garantía de un deslizamiento limpio y estable, incluso sobre nieve helada. Esto evita numerosas caídas y accidentes. Existen a la venta kits de afilado con las herramientas básicas necesarias para llevar a cabo la tarea.

Reparar agujeros y arañazos

Antes de encerar la base de la tabla puede ser necesario reparar pequeños agujeros y arañazos. En caso de que los agujeros sean muy grandes y hayan podido afectar a capas más profundas de la tabla, es necesario que se ocupe de ello un profesional. Para realizar estas pequeñas reparaciones el material necesario es disolvente, barras de p-tex o cófix, un mechero y una rasqueta.

En primer lugar, hay que limpiar la base de la tabla con el disolvente, un paño y la rasqueta, para eliminar la cera vieja y la suciedad. Con el mechero, calentar la barra de p-tex y verter las gotas sobre los agujeros o arañazos a reparar. Dejar enfriar la cera y retirar la sobrante con ayuda de la rasqueta, de forma que la superficie quede homogénea.

Encerar la tabla de snow

Los expertos recomiendan encerar la base de la tabla cada dos o tres jornadas de snowboard, ya que una tabla correctamente hidratada permite un deslizamiento más limpio y veloz. El primer paso para proceder al encerado es la correcta limpieza de la base. En caso de haber realizado reparaciones en la tabla como las indicadas en el paso anterior, ya se ha limpiado. Si no es así, se limpia bien la base con disolvente y un paño.

El material necesario para el encerado comprende cera universal (existen a la venta otras ceras), una plancha, una rasqueta y un cepillo de cerdas duras. Si no se cuenta con una plancha específica para este uso, se puede usar una plancha vieja que ya no se utilice para la ropa. Con la plancha, calentar la cera y dejar que gotee sobre la tabla. Con movimientos suaves de la plancha, repartir la cera por toda la base, de forma homogénea y tratando de no permanecer demasiado tiempo sobre el mismo lugar para no sobrecalentar la tabla. Después, dejar que se enfríe la cera. Una vez fría, pasar la rasqueta con movimientos largos, suaves y firmes por toda la base para retirar la cera sobrante. Por último, pulir con el cepillo para obtener un resultado óptimo.

El encerado es mucho más fácil de realizar que el afilado de cantos y debe hacerse a menudo. Algunas señales de que la tabla necesita hidratación son que la nieve se peque a la base o se note la superficie reseca. La experiencia del snowboarder es mucho más agradable, intensa y segura si se usa una tabla bien encerada y con unos cantos correctamente afilados, por lo que nunca hay que permitir que el material se deteriore por no realizar un mantenimiento adecuado.

También te puede interesar

Montaña

Rutas en el Valle de Pineta

Excursiones en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, cerca de la estación de esquí de fondo de Pineta.