Material de esquí

Diferencia entre camber y rocker

La curvatura de la suela de los esquís es clave para elegir el modelo más adecuado.

Actualizada 05/12/2016 a las 05:17
Esquís en la nieve.

Los esquiadores veteranos conocen bien conceptos como camber y rocker, ya que son características cruciales a la hora de elegir los esquís más adecuados. Sin embargo, aquellos que se inician en el deporte blanco o se enfrentan a sus primeras compras de material de esquí, pueden sentirse algo confundidos ante la variedad de modelos disponibles, cuyas características se definen con nombres anglosajones que no resultan fáciles de comprender hasta que no se han probado varios modelos y se han experimentado las diferentes ventajas y limitaciones de cada uno.

¿Camber o rocker?

Diferencia visual entre camber y rocker.

Se denomina camber a la curvatura que tiene la suela de los esquís respecto a la superficie. Si se apoya una tabla camber en el suelo se observa que este arqueamiento hace que el centro del esquí no toque el suelo. El esquí se apoya en dos puntos de contacto cercanos a la espátula y la cola. Esta forma es la tradicional que se venía observando en los esquís desde los inicios de este deporte: reparte el peso del esquiador a lo largo de toda la tabla, aporta potencia y un buen comportamiento en pistas y en competiciones de velocidad.

En los últimos años, todos los fabricantes de tablas de esquí y snowboard han introducido el rocker o camber invertido en mayor o menor medida según los diversos modelos de esquís. Unos esquís rocker presentan la forma contraria a los camber: la parte central de la tabla se apoya en el suelo mientras que el resto se separa progresivamente, formando un arco que mantiene la espátula y la cola levantadas.

Clasificación según su curvatura

Las diferentes marcas han introducido variados porcentajes de curvatura, más o menos tendentes a camber o rocker, en la búsqueda del modelo de tabla perfecto para cada modalidad del deporte blanco. Esto ha derivado en múltiples posibilidades de tablas híbridas que, en general, pueden clasificarse en cuatro grupos.

100 % Camber / Full Camber

El objetivo de estas tablas es la velocidad y la reacción rápida. Son usadas, sobre todo, en competición pero también en esquís freestyle, ya que aportan mucho dinamismo y amortiguan los impactos de los aterrizajes.

70 % Camber, 30 % Rocker / Tip Rocker

Los esquís Tip Rocker presentan una ligera elevación de la espátula que facilita los giros al suavizar el inicio de las curvas. Se trata de unos esquís muy recomendables para esquiadores que se inician o no tienen demasiado dominio, y para niños. Esta forma se aplica en modelos muy variados por facilitar un esquí suave, que permite un buen control sin demasiado esfuerzo y es apto para todo tipo de nieve.

50 % Camber, 50 % Rocker / Tip&Tail Rocker

Las tablas Tip&Tail Rocker presentan Rocker en la espátula y en la cola y camber en el centro. Este modelo posibilita un esquí manejable, con buen control gracias al rocker de cola, y con buena flotabilidad en nieve polvo. Esta forma es muy usada en modelos de esquís freeride por sus buenas prestaciones fuera de pista, pero su versatilidad también la convierte en una buena opción dentro de pistas.

100% Rocker / Full Rocker

Tanto la espátula como la cola se elevan y la única superficie que queda en contacto con la nieve es el centro de la tabla, bajo las fijaciones. Esta forma aporta gran maniobrabilidad por su facilidad de giro y buen comportamiento tanto dentro como fuera de pistas. Los esquís orientados al freeride y All Mountain pueden presentar Full Rocker. Dentro de este grupo se encuentran variantes en función del grado de elevación de la cola y la espátula.

  • Full Rocker High: presenta la elevación más alta, entre 10 y 20 mm respecto a la superficie.
  • Full Rocker Medium: reduce la elevación a unos 8 mm.
  • Full Rocker Low: entre 5 y 6 mm de elevación.

La clasificación anterior es muy general, ya que cada fabricante varía ligeramente las dimensiones de cada uno de sus modelos, lo que desemboca en una oferta cuya clasificación exacta es inabarcable. Cada esquiador, en función de su forma de esquiar y de la modalidad que practique, debe encontrar el modelo de esquí que mejor se adapte a sus necesidades.

Los profesionales de los establecimientos deportivos pueden aportar los consejos necesarios para facilitar la compra o alquiler del material. La industria no deja de evolucionar y cada temporada surgen nuevas variantes que, aunque en algunos casos puedan parecer insignificantes, son fruto de muchas horas de estudios y pruebas en busca de modelos que aporten las mejores sensaciones.

También te puede interesar

Montaña

Rutas en el Valle de Pineta

Excursiones en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, cerca de la estación de esquí de fondo de Pineta.