Seguridad

Dónde y cómo consultar la meteorología y el riesgo de aludes en montaña

Una buena planificación de actividades invernales requiere estar muy atento al tiempo y la probabilidad de aludes.

Actualizada 07/12/2016 a las 19:08
Un alud en la montaña.

En las últimas décadas ha aumentado de forma notable el número de personas que se acercan hasta lugares montañosos para practicar esquí y otros deportes, como rutas con raquetas, ascensiones, etc. Moverse en alta montaña requiere de buenos conocimientos sobre montañismo y bastante experiencia, además de una buena planificación de la actividad, clave para no llevarse sorpresas.

Las precipitaciones en forma de nieve durante los meses invernales pueden complicar las cosas, por lo que consultar la meteorología y el riesgo de aludes antes de comenzar cualquier actividad en la montaña es fundamental. Existen numerosas páginas online que ofrecen esta información, aunque muchas de ellas usan datos provenientes de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET). Cada día, a las 18.00, la AEMET publica los datos meteorológicos y nivológicos del Pirineo y otros macizos montañosos, además de la previsión para los dos próximos días.

Otra fuente de gran interés se obtiene de los refugios de montaña, ya que publican los datos meteorológicos de la semana anterior y sus responsables conocen bien el territorio. Además, disponen de webcams, muy útiles para observar el estado real del territorio, opción que también ofrecen las estaciones de esquí.

De poco sirve tener la información si no se sabe interpretarla. Por ello, hay que saber descifrar los niveles de alerta y adecuar nuestro comportamiento a ellos. La siguiente tabla facilitada por AEMET muestra los niveles de peligro de aludes según la escala europea.

Escala Europea de Peligro de Aludes.

Las consecuencias de ser atrapado por un alud pueden ser fatales y la probabilidad de supervivencia disminuye drásticamente tras 15 minutos bajo la nieve, debido fundamentalmente a la asfixia, pero también se sufren congelaciones, hipotermia y traumatismos varios.

De aquí se deduce que la rapidez en los rescates es fundamental para sacar con vida a un montañero atrapado. No es en absoluto recomendable realizar actividades de alta montaña en solitario, ya que en caso de accidente, nadie podrá ayudar ni alertar de lo ocurrido. Aunque el equipo necesario que debe portar cada deportista variará en función de la actividad a realizar, hay varios elementos de seguridad que deben portar todos los miembros del equipo: ARVA, sonda y pala. De nada sirve llevarlos si no se sabe cómo utilizarlos, por lo que no está de más practicar de vez en cuando para familiarizarse con su uso.

En la Guía de Aludes de AEMET se puede encontrar información muy útil para conocer mejor el fenómeno de los aludes y las mejores formas de afrontarlo. En el caso de tener que atravesar una zona de dudosa estabilidad, en la guía recomiendan tomar las siguientes precauciones:

  • Quitarse las dragoneras de esquís y palos y los cinturones de cintura y pecho y una correa de hombro de la mochila.
  • Aumentar la distancia entre los miembros del grupo de forma que solo uno se encuentre en zona peligrosa.
  • Observarse mutuamente entre los diferentes miembros del grupo.
  • En caso de pararse, hacerlo siempre en una zona segura.
  • Progresar con suavidad evitando las sobrecargas en el manto de nieve asociadas a giros bruscos o caídas.

Si, finalmente, el alud se desencadena, en la Guía de Aludes de AEMET dan algunos consejos:

  • Mantener la calma.
  • Intentar escapar lateralmente del alud.
  • Intentar engancharse a algún obstáculo.
  • Intentar mantenerse en superficie con un gesto natatorio.
  • Desprenderse de los palos, los esquís y/o la tabla de surf.
  • Proteger las vías respiratorias, cerrando la boca.
  • Cuando el alud se pare, intentar crear delante de la cara una bolsa de aire mediante las manos y los brazos.
  • Los miembros del grupo no afectados directamente por el alud deben observar, recordar y marcar los últimos puntos en donde han sido visibles los afectados y, en general, buscar indicios en la superficie.

Si al consultar los datos de meteorología y de riesgo de aludes surgen dudas sobre la realización de la actividad que se está planificando, es mejor dejarla para otro momento. Si las dudas y riesgos surgen durante el transcurso de la actividad, hay que valorar la opción de dar la vuelta y regresar a lugar seguro. La montaña permanecerá en su sitio para poder regresar a ella cuando las condiciones sean adecuadas y no supongan un peligro.

También te puede interesar

Montaña

Rutas en el Valle de Pineta

Excursiones en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, cerca de la estación de esquí de fondo de Pineta.