Equipo

Cómo elegir las gafas de esquí o máscaras

Consejos para escoger las gafas más adecuadas para practicar deportes de nieve.

Actualizada 28/05/2017 a las 21:04
Las gafas de esquí son imprescindibles
Las gafas de esquí son imprescindibles

Las gafas de esquí son un elemento imprescindible para practicar este deporte. La nieve puede reflejar hasta el 80% de las radiaciones ultravioleta, por lo que proteger de forma inadecuada nuestros ojos puede acabar causando importantes problemas oculares. La cantidad de horas que se pasan al aire libre durante la práctica del esquí, sumadas a la mayor proporción de rayos ultravioleta debido a la altitud, hacen que los ojos estén más expuestos que en otros lugares. La ceguera de la nieve, conocida como queratitis solar, es una de las consecuencias más frecuentes cuando no se usan gafas adecuadas.

Además, las gafas no solo protegen nuestros ojos del sol, sino que también los mantienen a cubierto del viento y del frío y ayudan a ver mejor cuando las condiciones meteorológicas no acompañan a la práctica del deporte.

Elegir las gafas de esquí

Son tantos los modelos de gafas de esquí que puede ser complicado escoger unas. A continuación se dan algunos consejos para elegir las más adecuadas.

  • El filtro, 100% antiUV. Aunque la mayoría de las gafas diseñadas para la práctica de deportes de invierno cuentan con este tipo de filtro, no está de más asegurarse de que cuentan con él.
  • Garantía CE. Es la señal de que las gafas cumplen con las normas de la Unión Europea.
  • Lentes de categoría s4. Las categorías s0, s1 y s2 son insuficientes para proteger los ojos de las radiaciones. Estas solo serían recomendables para días excesivamente nublados o para esquiar de noche, pero se trata de circunstancias muy poco comunes, por lo que se recomienda que las lentes sean de categoría s4, aunque pueden usarse de categoría s3 para los días nublados con poca luminosidad. Las lentes s3 y s4 son más oscuras y pueden elegirse con diferentes colores o con efecto espejo, lo que varía la visibilidad que ofrecen.
  • La opción más versátil: gafas fotocromáticas. Se trata de unas gafas con lentes que se aclaran u oscurecen en función de la luminosidad existente. Aunque son más caras, suplen la necesidad de tener varias gafas con lentes diferentes. Su filtro varía para ofrecer la protección más adecuada en cada momento.
  • El color de los cristales, en función de la luz solar. Cuando la visibilidad es escasa, como los días con niebla, son útiles los cristales en tonos amarillos y dorados. Si el día está nublado, los cristales rosados también ofrecen buenos resultados. Para las jornadas soleadas, hay que decantarse por cristales en tonos verdosos o amarronados. Y los cristales con efecto espejo evitan el deslumbramiento en los días más soleados.
  • El material, que sea policarbonato. Las gafas de esquí soportan golpes y caídas, por lo que el material debe ser resistente y no provocar daños en el rostro o los ojos.
  • Ajuste al rostro. Existen diferentes modelos de gafas y máscaras de esquí que varían su forma y prestaciones según la marca. Lo mejor es probarse bastantes modelos hasta dar con aquel que se ajusta mejor a la forma de nuestro rostro y nos protege adecuadamente. Las gafas deben proteger el rostro hasta las cejas, tienen que ajustarse sin apretar demasiado y hay que prestar atención a los laterales, que tienen que quedar bien protegidos.
  • Antivaho. Que las gafas se empañen en una molestia muy común, pero muchas marcas incluyen modelos con tratamientos antivaho consistentes en pantallas dobles, elementos de aireación o bolsas aislantes.
  • Para usuarios habituales de gafas. Aquellos deportistas que necesiten llevar gafas de visión normal durante la práctica del esquí pueden optar por comprar gafas de esquí OTG (“over the glasses”), que cuentan con mayor profundidad en el marco para que quepan las gafas normales.

Para muchos años

Las gafas de esquí durarán muchas más temporadas si se cuidan de forma adecuada.

  • Transportarlas en una funda protectora, para evitar golpes, rayas y deformaciones.
  • Limpiar las lentes solo con toallitas específicas de microfibra. No usar nunca detergentes químicos o productos abrasivos.
  • Tras cada sesión de esquí, dejar que se sequen bien, prestando especial atención a la espuma protectora del marco y la correa. No hay que ponerlas a secar muy cerca de fuentes de calor directa, dejarlas en un lugar cálido y seco es suficiente.

También te puede interesar