Deportes de invierno

Esquí y snowboard: lo que no debes hacer

Un repaso a los errores más comunes que se cometen en la práctica de esquí y snow.

Actualizada 04/12/2016 a las 02:40
Estación de esquí de Astún. | P.B.P.

La nieve ha cubierto las montañas y, tanto esquiadores expertos como personas que quieren iniciarse en los deportes de invierno, se acercan a las estaciones de esquí para disfrutar del manto blanco. Es común que se cometan ciertos errores que pueden afectar solo al propio esquiador o a terceros, ya sea por inexperiencia o por una mala costumbre. A continuación se repasan algunos de los errores que se cometen con más frecuencia.

Debutantes

  • Creer que se puede aprender en un par de días: tanto el esquí como el snow requieren de muchas horas de práctica y dominar los movimientos esenciales para desenvolverse en las pistas depende del tesón de cada uno. No hay que abandonar el primer día, pues serán muchas las caídas y el cansancio hasta convertirse en un buen esquiador o rider.
  • Subestimar el paso a una pista del siguiente nivel: es necesario ser crítico con uno mismo y comprobar que se está suficientemente preparado para afrontar una pista de nivel superior. La inexperiencia y los nervios pueden hacer que se pierda el control y se provoque un accidente.
  • No observar al resto de esquiadores y riders: en una estación conviven deportistas con capacidades muy diversas. Hay que estar siempre atento a los movimientos de los esquiadores que nos rodean y, siempre, prever la evolución de los esquiadores que van por delante nuestro en las pistas.

Con el equipo de esquí

  • Equipo de esquí.Dejar el equipo en el coche: tanto las tablas de esquí y snow como las botas se estropean con la humedad. Al acabar la jornada hay que secar todo con un paño y dejarlo en un lugar caldeado para evitar que se oxide y endurezca.
  • No realizar tareas de mantenimiento: es necesario encerar las tablas de esquí y snow, así como afilar sus cantos, algo fundamental para mantener el equipo en buen estado y que se deslice de forma perfecta en la nieve.
  • Guardar el equipo de forma inadecuada: cuando acaba la temporada de esquí, es importante guardar el equipo en un lugar seco, tapado, con sus componentes por separado (las botas con los ganchos abrochados y fuera de las fijaciones) y evitar que los esquís se golpeen uno con otro o las tablas tengan peso encima que pueda deformarlas. Un mantenimiento regular ayuda a conservar el equipo en buen estado durante más tiempo.

 Esquiadores expertos

  • DescensoSobrepasar la propia capacidad: hay que ser consciente de nuestro estado físico y nuestras capacidades reales a la hora de afrontar las pistas más difíciles o probar trucos nuevos. Arriesgar demasiado no solo puede suponer una lesión para nosotros, sino que puede afectar a otros usuarios de las instalaciones.
  • Obviar que puede haber esquiadores inexpertos en la misma pista: aunque se esté esquiando en una pista roja o negra, es posible encontrarse con deportistas de nivel medio bajo que se aventuran antes de estar capacitados. Por ello, siempre hay que prestar atención al resto de esquiadores para evitar percances.
  • Creer que la experiencia en pistas es convalidable fuera de ellas: para esquiar fuera de pista y practicar esquí de travesía, de montaña o freeride no solo es necesario ser un esquiador experto y con alta capacidad de improvisación, sino que hay que poseer conocimientos elevados de montañismo y experiencia para interpretar diferentes elementos naturales.

En la estación de esquí

  • Señal de peligro en una estación.No respetar las indicaciones de peligro, balizas u otros avisos: muchos de los accidentes que tienen lugar en las estaciones de esquí se deben a imprudencias o despistes de los propios accidentados. Por la seguridad de todos, deben seguirse todas las señales y recomendaciones que se indiquen, tanto si se emiten por medios visuales como si las especifica el propio personal de la estación.
  • Cruzar las pistas de esquí: es importante evitar cruzarlas para no entorpecer o colisionar con los esquiadores y riders que las bajen. Si es necesario hacerlo, por ejemplo para llegar al punto de salida de una excursión, se hará lo más rápido posible por un lugar con poca pendiente y buena visibilidad, y evitando pararse.
  • Ahorrar en el seguro: tanto las estaciones de esquí como las aseguradoras disponen de seguros específicos con diferentes coberturas para la práctica de este deporte. Aunque a algunos les parezca un gasto superfluo, el desembolso de dinero en caso de accidente puede ser muy elevado: atención sanitaria, traslados a hospitales, daños a terceros o materiales, pérdida de los forfaits o alojamientos no disfrutados y un largo etcétera.

Estos son solo algunos de los comportamientos a evitar durante nuestra estancia en la nieve. Una buena convivencia entre los usuarios de las estaciones es clave para tener una experiencia agradable que invite a volver.

También te puede interesar

Montaña

Rutas en el Valle de Pineta

Excursiones en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, cerca de la estación de esquí de fondo de Pineta.