Turismo en el Pirineo

Rincones con encanto en el Valle del Aragón

El Pirineo esconde lugares menos conocidos pero muy interesantes que merece la pena visitar para conocer mejor el entorno y su historia.

Actualizada 07/12/2016 a las 21:35
Centro de interpretación de Villanúa. Foto Laura Zamborain | Laura Zamborain

En el Valle del Aragón hay muchos lugares que merece la pena visitar para conocer un poco mejor este rincón del Pirineo. Un escenario privilegiado, donde los tesoros naturales se combinan con majestuosos edificios levantados gracias a la mano del hombre. Estos son algunos de los enclaves que bien merecen una visita.

centro de interpretación de Villanúa Foto Laura Zamborain

Centro de Interpretación de Villanúa. Laura Zamborain

1.-Cueva de la Güixas y Centro de Interpretación Subterráneo 

Convertida en refugio de los primeros pobladores, en la época neolítica, la Cueva de las Güixas, en Villanúa, encierra cientos de historias que ahora es posible conocer gracias a un paseo guiado, de una hora de duración, en el que los visitantes podrán descubrir, también, el origen de este valioso espacio natural, que se comenzó a formar durante las glaciaciones del Cuaternario y que todavía hoy sigue evolucionando y cambiando por la acción del agua.

Monasterio de San Pedro de Siresa. Heraldo

Monasterio de San Pedro de Siresa. Heraldo

2.- San Pedro de Siresa y la tradición del Santo Grial

Entre las joyas de la arquitectura religiosa del Valle del Aragón destaca el monasterio de San Pedro de Siresa,  fuente de innumerables leyendas. En una de ellas, se afirma que, en un hueco abierto en el ábside, se encontró el  famoso Santo Grial, al que se relaciona también con algunas otras edificaciones religiosas cercanas, como el monasterio de San Juan de la Peña, la cueva de Yebra de Basa, la iglesia de San Adrián de Sásabe, San Pedro de la Sede Real de Bailo, o la Catedral de Jaca.

Herrería de Embún y museo del Palotiau. Soledad Campo

Herrería de Embún y museo del Palotiau. Soledad Campo

3.- El Museo de lo Palotiau de Embún

En la localidad de Embún, famosa por sus deliciosos boliches, es posible visitar la  ‘Farrería’ y el ‘Museo de lo Palotiau’, donde se pueden descubrir, a través de una interesante exposición, las características más importantes de este curioso baile, además de apreciar los trajes de los danzantes, y conocer, un poco mejor, la vida, costumbres y tradiciones locales. En el caso de la Farrería, se reproduce, con total fidelidad, el día a día de este duro oficio, un trabajo que fue de gran importancia en la economía de la localidad.

Centro de aludes de Canfranc. Laura Zamborain

Centro de aludes de Canfranc. Laura Zamborain

4.- Los aludes del Pirineo

En  Canfranc- Estación, se localiza A Lurte, el Centro de Referencia del Conocimiento de la Nivología y del Control y de la Defensa de Aludes en el Pirineo, un lugar que se asienta sobre la antigua Casa de los Ingenieros perteneciente a las casas forestales existentes en la localidad. En este rincón del Pirineo, cuyo nombre hace alusión a los aludes o avalanchas que se producen en el valle del Aragón,  el viajero podrá conocer mejor  el origen y las consecuencias de estos fenómenos naturales. Visitas guiadas en Navidad, hasta el  30 de diciembre de 2015 y del 2 al 6 de enero de 2016 (11.15 – 12.45 – 17.00 – 18.15). Más información en  www.alurte.es 

 

 

Huellas del hospital de Santa Cristina. Laura Zamborain

Huellas del hospital de Santa Cristina. Laura Zamborain

5.- Las huellas de Santa Cristina

Considerado como uno de los tres hospitales de la Cristiandad, en siglos pasados, el Hospital de Santa Cristina, alcanzó una fama extraordinaria desde el momento de su fundación, a fines del S.XI, hasta el punto de que era igual de importante que hospitales de Jerusalén y el del Gran San Bernardo. El paso del tiempo y varias desgracias, en forma de incendios, acabaron con el edificio, pero sus huellas se han convertido en lugar de paso obligado para los peregrinos del Camino de Santiago.

También te puede interesar

Montaña

Rutas en el Valle de Pineta

Excursiones en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, cerca de la estación de esquí de fondo de Pineta.