Turismo de invierno

Rincones para visitar en el Valle de Tena

Rincones del Pirineo que no hay que perderse, para conocer mejor la historia, la arquitectura y el medio natural de la zona.

Actualizada 06/12/2016 a las 13:42
Corzo en el Parque faunistico La Cuniacha. | Rafael Gobantes

El Valle de Tena encierra infinidad de rincones llenos de encanto, que son perfectos para perderse y conocer mejor la historia, formas de vida y medio natural del Pirineo. Una escapada perfecta para los aficionados al arte, la naturaleza o la arquitectura. Aquí os mostramos algunas ideas.

Vista de Gavín. Laura Zamborain

Vista de Gavín. Laura Zamborain

1.- Casita de las Brujas

Dice la leyenda que en el Valle de Tena las brujas iban y venían con total libertad, hasta el punto de que se sabe que, hace muchos años, muy cerca de Gavín había y sigue habiendo una casita en la que habitó un bruja que, cuando llegaba la noche de San Juan, se acercaba hasta Biescas, convertida en gato, y se posaba sobre los animales de aquellos dueños que quería atacar. Hoy en día, puede visitarse la casa en un paseo circular que parte desde Biescas hasta la casita de las Brujas, desciende a Gavín y cruza por el camino del Camping hasta Biescas.

 

Barcas en el balneario de Panticosa. Laura Zamborain

Barcas en el balneario de Panticosa. Laura Zamborain

2.- Aguas termales de Panticosa

Uno de los lugares que merece una visita obligada en el Valle de Tena es el balneario de Panticosa, cuyas aguas termales eran ya utilizadas por los romanos. Por este privilegiado rincón han pasado muchos personajes famosos de diferentes épocas, entre otros Santiago Ramón y Cajal, que disfrutó aquí de un tiempo de curas, mientras practicaba su afición favorita: la fotografía. Un lugar para el relajo, gracias a sus aguas termales, y también para disfrutar de la naturaleza en estado puro, mientras se pasea por su lago o sus bosques.

 

Embalse Lanuza.

Embalse de Lanuza.

3.- Lanuza, música y arquitectura

Lanuza es sinónimo de música y cultura, pero también de arquitectura, ya que en este rincón del Valle de Tena se levantan bellos edificios civiles, cuyos escudos y puertas merecen una visita. Un recorrido en el que no se puede pasar por alto la iglesia de El Salvador, que se levantó en el siglo XIX sobre los restos de un templo románico anterior, incendiado en la Guerra de la Independencia y del que se conservan las huellas de un crismón en la portada.

 

Museo de dibujo Julio Gavín. Castillo de Larrés. Laura Zamborain

Museo de dibujo Julio Gavín. Castillo de Larrés. Laura Zamborain

4.- Museos para todos los gustos

Dentro de la comarca, en Sabiñánigo merece la pena visitar el Museo Ángel Orensanz y Artes Populares del Serrablo, un amplio muestrario etnológico que permite descubrir cómo se vivía hace unos años. Muy cerca de aquí, el visitante encontrará el Museo de Dibujo de Larrés, único en España en su género. Una exposición original, diferente y muy pensada para que los más pequeños se conviertan en expertos en arte por un día.

 

 

Iglesia de Susín. Rafael Gobantes

Iglesia de Susín. Rafael Gobantes

5.- La Ruta del Serrablo
En la margen izquierda del río Gállego, diseminadas por diferentes rincones, se encuentran las iglesias de la Ruta del Serrablo, catorce edificaciones que fueron levantadas entre mediados del siglo X y mediados del siglo XI. Lugares inolvidables como Lárrede, Isún, Satué, San Juan de Busa o San Bartolomé de Gavín.

 

 

 

Corzo en el Parque faunistico La Cuniacha. Rafael Gobantes

Corzo en el parque faunístico Lacuniacha. Rafael Gobantes

6.- Piedrafita de Jaca, naturaleza en estado puro

A los pies de la sierra de La Partacua, bajo Peña Telera, se localiza uno de los rincones más bellos de la comarca, Piedrafita de Jaca, claro ejemplo de arquitectura tradicional pirenaica. Entre los lugares que nadie debe perderse en el recorrido por este pequeño pueblo, se encuentra el camino denominado ‘El Betato’, que conecta esta localidad con Tramacastilla de Tena, a través de árboles de diferentes variedades. Muy cerca está también un curioso arco de piedra natural y el Parque Faunístico Lacuniacha, en cuyos bosques habitan ciervos, corzos, gamos, renos, linces, sarrios o bisontes, entre otras especies.

También te puede interesar

Montaña

Rutas en el Valle de Pineta

Excursiones en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, cerca de la estación de esquí de fondo de Pineta.