Deporte en el Pirineo

Ruta con esquís al Pico Forátulas

Esquí de travesía desde el Balneario de Panticosa hasta el Pico Forátulas, uno de los más frecuentados del Valle de Tena.

Jorge García-Dihinx. Actualizada 29/05/2017 a las 13:41
Esquí de travesía

Ruta desde el Balneario de Panticosa hasta el Pico Forátulas (2.588 m), el  más frecuentado con esquís en esta zona y que es factible con casi todo tipo de condiciones meteorológicas. Hay que hacerlo con buena visibilidad, para conocerlo bien, pues su ruta es muy original.

La excursión parte de la Casa de Piedra del Balneario de Panticosa (1.637 m) hacia la izquierda (E), por la puerta de atrás del balneario. Se cruza un pequeño puente y se va a la izquierda (NE), a buscar la senda GR 11 que sube a Brazatos, en dirección al muro anti-aludes. Allí, la senda gira a la derecha ( hay un cartel GR) y traza una larga diagonal al sur. Poco después, en un llano donde hay una señal roja de aviso de avalanchas, se deja la senda, que gira de nuevo a la izquierda, al NE, y se continúa al Sur-Este.

Se sigue en diagonal y se entra en unas palas en el bosque, trazando una serie de zetas hacia el SE, superando las palas sin cruzar el barranco de Brazatos. Tras subir dichas rampas, la pendiente se suaviza.

Más tarde, se continúa hasta aproximadamente la cota 2.000 m, en zona más llana, y desde allí se debe ir a la derecha a cruzar el río. El punto ideal se localiza donde hay instalada una escalera metálica. Waypoint: N42° 45.277 W000° 13.459.

Tras cruzar el barranco, la ruta hacia los picos Brazato y Tablato gira a la izquierda y enfila el SE en el eje del barranco de Tablato, hacia el sol. Poco después se girará hacia la derecha para trazar una suave horizontal hacia el WSW, entre pinos (pino muerto sin ramas como referencia). Tras esa diagonal a la derecha, sin apenas ganar altura, se llega a la base de una rampa cóncava sin árboles (la combe) que hay que subir trazando zetas.

Posteriormente, se apunta hacia la muralla de roca de arriba (Sur), que asemeja la fortaleza de un castillo. En la cota 2.140 m, se sale de la comba trazando una diagonal a la derecha (W) y se va hacia un grupo de árboles (disco rojo) para salir a tener a la vista el paso horizontal, a la izquierda, tras pasar el disco.

Ese paso horizontal hacia el Sur, con la montaña a la izquierda y el valle a la derecha, se realiza en suave descenso y, en días de riesgo de aludes, conviene pasarlo manteniendo la distancia de seguridad. Tras terminar ese flanqueo de unos 100 metros, se entra, girando suavemente a la izquierda, en la gran vaguada llamada ‘la Nevera del Forátulas’, que apenas ve el sol en invierno y que guarda nieve hasta mayo.

A la vista se muestra un amplio valle rodeado de murallas, al que se accede por su centro, en dirección SW, hasta el final, donde parece no tener salida. Pero la tiene, saliendo por un hombro a la izquierda. Una vez en el hombro se vuelve a girar a la derecha (Sur), entrando en el altiplano superior de los Forátulas, amplio y llano, que se sigue hacia el Sur, rumbo a la ‘V’ que forman las cimas de ambos Forátulas, pudiendo subir indistintamente a una o a otra. Se suele elegir la de la derecha o Forátula occidental (2.588 m; 2-3 horas).

Para descender, si se vuelve por la misma ruta, al salir de la gran vaguada de la Nevera del Forátulas, el flanqueo a la derecha de vuelta al barranco de Brazato obliga a soltar la talonera y tirar de brazos para superar esa diagonal ascendente que devuelve al paso horizontal.

Por ello, es preferible realizar el descenso directo por el bosque de Forátulas, si la nieve tapa las rocas hasta el balneario. Para ello, tras terminar de esquiar la Nevera y llegar al llano, hay que dejarse caer en diagonal a la derecha, en lugar de seguir rectos hacia abajo, hasta ver las marcas señalizadoras o discos rojos que guían en descenso diagonal por el bosque.

La bajada, guiada por discos rojos y trozos de manguera amarilla, tiene en la parte alta zonas amplias para girar y luego se va volviendo algo más técnica, con bosque más frondoso y más empinado en la parte baja. Sin llegar a ser difícil, exige en algún momento uso del giro corto. La ruta deja al excursionista en el parquin de entrada del Balneario de Panticosa (Gran Hotel).

Descenso por la canal norte

Otro gran descenso, indicado especialmente cuando no hay nieve en cotas bajas para hacer el descenso del bosque del Forátulas, consiste en bajar a la Ribera del Tablato por la canal norte. Para ello, tras esquiar desde la cima por el altiplano superior, al Norte, en lugar de girar a la izquierda a buscar la entrada en la Nevera del Forátulas, se sigue recto para asomarse a la entrada de dicha canal, que en su parte inicial tiene 35o, pero que se ensancha rápidamente y no tiene exposición. Tras bajar las amplias palas norte, se llega al valle del barranco de Tablato, que se esquía a la izquierda, bajando en su eje (NW) hasta llegar al waypoint donde está la escalera metálica que permite cruzar el barranco y seguir al balneario.

 

Datos útiles

Dificultad: nivel medio (corta).

Desnivel: 950 m.

Horario: 2 h 30 min-3 h. Total 4 h ida y vuelta.

Orientación: Oeste y Norte.

Época recomendada: invierno y primavera hasta mitad de mayo.

También te puede interesar