Deporte en la nieve

Rutas con raquetas de nieve en el Pirineo

Excursiones en la nieve con raquetas, de varios niveles de dificultad y distancia variable, para disfrutar de los paisajes nevados.

Actualizada 08/12/2016 a las 11:01
Ruta con raquetas de nieve

Una vez llegado el invierno y con él, la nieve, es momento de variar las actividades que se realizan en la montaña. Además del esquí, deporte que centra la mayor parte de la oferta invernal en el Pirineo aragonés, hay otras actividades igual de divertidas. Las raquetas permiten acceder a lugares cubiertos por la nieve e inaccesibles con vehículos y son una excelente manera de disfrutar de la montaña en invierno. Además, para usar raquetas de nieve no es necesario tener conocimientos previos ni requieren el aprendizaje de una técnica especial. Solo hay que caminar y dejarse envolver por la magia de los paisajes nevados.

Numerosas empresas de deportes de aventura y actividades de ocio ofrecen alquiler del material necesario: raquetas y bastones. También es imprescindible usar guantes y polainas que cubran las botas para evitar la entrada de nieve, además de prendas de abrigo, a ser posible impermeables.

La dificultad de la actividad varía en función del tipo de recorrido y distancia que se vaya a realizar, pero hay que tener en cuenta las especiales condiciones de la montaña en invierno, consultar la meteorología de la zona y el riesgo de aludes antes de partir y planear con cuidado la ruta.

Si nunca se han usado raquetas de nieve, una buena opción para empezar es practicar en alguna de las estaciones de esquí de fondo de Aragón, que disponen de alquiler de material y circuitos acondicionados y balizados. Los refugios de montaña son también un buen lugar para hacer acopio de información, pues sus gerentes conocen bien la zona que los rodea y los posibles recorridos.

En caso de no conocer el entorno de la ruta y se quiere mayor seguridad, se puede contratar a un guía de montaña, para que dirija la actividad y ofrezca las indicaciones necesarias. También los niños pueden disfrutar de paseos y rutas con raquetas de nieve, con una duración y dificultad adaptadas a su edad y forma física.

A continuación se enumeran algunas excursiones con raquetas de nieve en el Pirineo aragonés, con diferentes niveles de dificultad, desde las más sencillas a algunas más exigentes.

  • Valle de Otal desde San Nicolás de Bujaruelo: ruta sencilla a través de una pista forestal, con desnivel asequible, cuya ida y vuelta puede completarse en unas cuatro horas, en función del ritmo de los participantes. Otro recorrido más corto, de nivel fácil y desde el mismo punto de partida, consiste en llegar al refugio del valle de Ordiso.
  • Forau de Aigüalluts: desde los Llanos del Hospital y recorriendo las pistas de esquí de fondo de la estación hasta La Besurta, se puede realizar esta ruta, sencilla y señalizada, de unos 12 km de distancia entre ida y vuelta. El Forau de Aigualluts es una de las rutas más conocidas del Valle de Benasque.
  • Cola de Caballo de Ordesa: en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, con salida en el municipio de Torla. La ruta, señalizada en todo momento y con una distancia de 15 km, puede hacerse en cualquier época del año, pero con el recorrido nevado tiene un encanto especial.
  • Peña de la Fita: el recorrido comienza en el término municipal de Sallent de Gállego, en la frontera del Portalet. La mayor parte de la ruta, de 12 km, transcurre por una pista con poco desnivel, para finalizar con la subida a la cumbre de Peña de la Fita, donde se puede disfrutar de bonitas vistas.
  • Ibón de Estanés desde Aguas Tuertas: recorrido de 18 km a través del bello valle de Aguas Tuertas, en el valle de Hecho, siguiendo el sendero GR-11. La excursión comienza en el aparcamiento de Guarrinza, situado al final de una pista que parte del refugio de la Selva de Oza. El bonito paraje del ibón de Estanés es la ansiada meta, para regresar por el mismo camino de vuelta.
  • Desde Astún al Lac de Chasterau: bonita excursión que parte de la misma estación de esquí de Astún, desde el telesilla de Truchas, hasta el ibón de Chasterau, pasando por el collado de los Monjes. En la ruta se cruza la frontera entre España y Francia y se obtienen unas fantásticas vistas del imponente pico de Midi d’Ossau.
  • Desde Eriste al Refugio Ángel Orús: la ruta parte desde la población de Eriste, en el municipio de Sahún, y cubre una distancia de 8,5 km con un desnivel considerable. El itinerario transcurre a través del puente de Tramarrius para pasar por la Cascada de la Espigantosa y los prados de Les Riberetes, hasta el refugio de Ángel Orús o del Forcau.

Estas rutas son solo una pequeña selección de las numerosas excursiones que pueden realizarse con raquetas de nieve en el Pirineo. Si nunca has practicado esta actividad deportiva, no dejes pasar esta temporada de invierno sin hacerlo. Los paisajes de los que se puede disfrutar merecen la pena.

También te puede interesar

Montaña

Rutas en el Valle de Pineta

Excursiones en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, cerca de la estación de esquí de fondo de Pineta.