Senderismo en el Pirineo

Sendero PR-HU 215, de Santorens a Cirés

Ruta senderista por el sendero ampliado PR-HU 215 en la Ribagorza oriental con rico patrimonio cultural y natural.

PRAMES. Actualizada 10/12/2016 a las 17:30
Casas de Buira, núcleo perteneciente a Bonansa. | PRAMES

Desde hace muy poco, los amantes al senderismo tienen una nueva oferta en tierras de La Ribagorza oriental. En realidad, se trata de una oferta que ya existía, pero que se ha visto completada y, por tanto, mejorada.

El PR-HU 215, que recorría parte del municipio de Sopeira, en lo que se conocía como la ‘Ruta de las ermitas románicas’, con punto de partida en Santorens y llegada a La Torre de Buira, en término de Bonansa, se ha ampliado para continuar por este último municipio hacia Buira y, finalmente, Cirés, donde este PR enlaza con el Sendero Turístico GR 15.

Se suman así los esfuerzos de dos municipios, Sopeira y Bonansa, con un impresionante patrimonio cultural y natural por descubrir. El eje conductor del sendero son las pequeñas localidades que visita, típicamente montañesas, y las ermitas medievales que salen al paso. Pero además, está el interés paisajístico y medioambiental de un recorrido que sigue las faldas de la sierra de Sis, por encima del espectacular desfiladero esculpido por el río Noguera Ribagorzana.

Ruta de las ermitas

La ruta parte de Santorens, pequeño núcleo de entramado irregular y casas de piedra, donde la iglesia de San Orencio todavía evidencia su origen románico, pese a haber sido transformada a lo largo de los siglos.

En su discurrir hacia el Norte, el PR-HU 215 está trazado por la antigua vía de comunicación que iba a La Torre de Buira. Pasada la Font de las Pruneras y todavía cerca del punto de partida, surge el desvío que lleva hasta la ermita de San Pedro de Iscles (San Pere d’Iscles). Se trata de un magnífico templo románico, del siglo XII, que fue la iglesia parroquial de un despoblado medieval (no confundir con el también despoblado de Iscles del cercano municipio de Arén), situado bajo el imponente tozal de San Salvador, en un entorno de gran belleza.

Retomando el itinerario del PR, en el cercano collado y Pilaret de Santa Bárbara, se dejará el camino de las Bordas, para empezar a discurrir por encima del desfiladero de Escales, siempre con espectaculares vistas del Pirineo.

Más adelante, cerca del barranco del Solá, el sendero abandona el camino a La Torre de Buira para tomar otra desviación, que conduce a otra sorpresa románica: la ermita de Nuestra Señora de Torm, también del siglo XII y asimismo parroquial de un antiguo despoblado. Este PR y la reciente consolidación de sus restos ha rescatado del olvido a esta pequeña joya arquitectónica casi desconocida, a la vez que permite descubrir un bonito camino entre la roca y el bosque, hasta alcanzar la terraza donde se ubicó el mítico Torm.

De vuelta al itinerario principal, el PR ya no se desvía hasta llegar a La Torre de Buira. El sendero baja hacia los fotogénicos apriscos o corrales del Solá (abiertos en la parte inferior de una gran pared caliza), para transitar bajo la base de las paredes, ascender hasta un collado herbáceo (collado Garabero) y, poco después, adentrarse en el municipio de Bonansa. Así, entre robles y en llano, llega a La Torre de Buira, una localidad que estuvo deshabitada durante años, pero que ha vuelto a renacer gracias a la restauración de la mayoría de sus casas. Detrás de los restos de su iglesia, hay un mirador interpretado con magníficas vistas hacia el valle del Noguera Ribagorzana y el Pirineo. A continuación, comienza el tramo del PR-HU 215 que estaba pendiente y que lo lleva a unirse con el Sendero Turístico GR 15.

Nuevo tramo

Se trata de un camino de herradura cargado de historia que comunica las localidades de La Torre de Buira, Buira y Cirés, núcleos de población pertenecientes al municipio de Bonansa. El PR sigue desarrollándose por las estribaciones orientales de la sierra de Sis y por encima del valle del Noguera Ribagorzana.

Entre abandonados campos de cultivo y robledal, el antiguo camino prosigue, en paralelo a la carretera, hasta Buira. Esta es otra pequeña localidad de estas tierras, conformada por distintas casas que se agrupan en dos barrios. Alejada unos metros de estos, se emplaza la iglesia parroquial de San Hilario, obra del siglo XIII con modificaciones posteriores. Además, se pueden apreciar la fuente y el antiguo lavadero del pueblo.

Se deja Buira y se asciende hasta la Collada de la Basa el Roi, con espectaculares vistas de los Pirineos, incluido el pico Aneto. Se contornea el cerro de la Virgen de la Mola, que queda a la izquierda, y, tras pasar por el cerrado pinar de Llasina, se alcanza Cirés.

En el restaurado casco histórico de la población destaca la iglesia parroquial de San Cristóbal, románica del siglo XII. Cirés es una localidad eminentemente ganadera, pero en la que también está en auge el sector turístico, con varios alojamientos de turismo rural. En este punto acaba el recorrido por el renovado PR-HU 215, pero aquí surge también la posibilidad de conocer el magnífico GR 15, en la etapa que desde la localidad leridana de Pont de Suert lleva a Bonansa.

Datos útiles
Horario: 4 h 15 min
Desnivel de subida: 480 m.
Desnivel de bajada: 460 m.
Distancia: 12,9 km.
Tipo de recorrido: travesía.

También te puede interesar

Montaña

Rutas en el Valle de Pineta

Excursiones en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, cerca de la estación de esquí de fondo de Pineta.