Saber más

Esquí para principiantes: los tipos de pistas

Clasificación de las pistas de las estaciones de esquí en función de su dificultad.

Actualizada 26/03/2017 a las 04:30
Cerler a 26 de febrero de 2017
Cerler a 26 de febrero de 2017 | Aramón

Siempre hay una primera vez en el esquí y las primeras horas en una estación, especialmente si esta es grande, pueden resultar confusas para los esquiadores novatos. Sin embargo, esta sensación se disipa rápidamente y, tan pronto como se aprenden las primeras nociones de este deporte, comienza el disfrute. Una de las primeras cuestiones que hay que tener claras son los tipos de pistas, ya que las estaciones las clasifican en función de su dificultad por medio de colores: verde, azul, roja, negra y morada. Existen además otro tipo de recorridos señalizados de forma diferente. Tener clara esta clasificación es fundamental, ya que al tratar de bajar una pista de nivel superior a nuestra capacidad se pueden causar accidentes y se pone en riesgo a uno mismo y al resto de usuarios.

Tipos de pistas

Verde: muy fácil, destinada a principiantes por su escasa pendiente y corta extensión. Suelen estar en las cotas más bajas de las estaciones y cuentan con remontes tranquilos, aptos para novatos.

Azul: fáciles y de nivel intermedio, con más pendiente que las anteriores. En ellas se mezclan esquiadores y snowboarders de todos los niveles.

Roja: difícil y con pendiente considerable. Están orientadas a esquiadores con un nivel medio-alto.

Negra: muy difíciles, no solo por su gran pendiente, que puede superar el 50%, sino porque el recorrido requiere destreza y experiencia para superarlo sin problemas. El esquiador que se adentra en una pista negra debe tener un nivel alto y suficiente experiencia.

Morada: son pocas las estaciones que cuentan con este tipo de pistas, las más difíciles. Están reservadas a esquiadores profesionales y con mucha experiencia.

Otros recorridos

Naranja / Itinerario: algunas estaciones proponen recorridos en zonas cercanas a sus pistas, pero estos se encuentran generalmente sin pisar y no cuentan con demasiadas señalizaciones, por lo que antes de aventurarse en una de estas rutas es necesario estudiar el recorrido. Estos itinerarios están pensados para esquiadores expertos y con experiencia en esquí fuera de pista, ya que la estación no se responsabiliza de la seguridad y estado de la zona.

Fuera de pista: con esquí fuera de pista nos referimos a aquel que transcurre fuera de los límites de las estaciones de esquí. La nieve está sin pisar, no existe señalización (aparte de la correspondiente a senderismo) y entraña riesgos importantes: aludes, precipicios, obstáculos ocultos, agujeros, rocas, árboles, etc. Solo los esquiadores más experimentados pueden adentrarse fuera de pistas y, además de saber esquiar con un nivel alto, deben poseer conocimientos de alpinismo y montaña.

Otras modalidades de esquí

Pistas de fondo: mención aparte merecen las pistas de esquí de fondo, especialmente preparadas para su práctica. Su pendiente es muy escasa, su longitud puede alcanzar varios kilómetros y pueden contar con carriles para los esquís creados por máquinas. También entre ellas las hay de mayor o menor dificultad, rango que establecen las estaciones.

También te puede interesar