Valle de Benasque

El valle de Benasque, rodeado por picos que superan los 3.000 metros, como el Perdiguero, el Turbón y, por supuesto, el Aneto, es el más escondido y abrupto de todo el Pirineo. Destaca por la riqueza y diversidad de su ecosistema natural, que se muestra en todo su esplendor en el Parque Natural Posets Maladeta. Más de una docena de glaciares, casi un centenar de ibones e incontables cascadas salvajes se entremezclan en este imponente paraje. Por él se dejan ver gran variedad de especies animales como el sarrio o rebeco pirenaico, propio de la Ribagorza, y otras especies endémicas como el quebrantahuesos o la mariposa isabelina. Compartiendo el medio, crecen robustos abedules, hayas, robles o abetos.

Historia y ocio

Ya en la Edad Media, la antigua Ribagorza ejerció de vía comercial entre los reinos del norte y del sur de los Pirineos. Los yacimientos arqueológicos de Olvena, Benabarre, Cornudella, Las Forcas de Graus, el castillo de Plá, el menhir de Merli o los dólmenes de Arén dan cuenta de que los primeros asentamientos humanos se produjeron ya en el Paleolítico. En cuanto a arquitectura civil, sobresalen  los edificios blasonados como el palacio de los Condes de Ribagorza, la Casa Faures, la Casa Albar o la Casa Juste en Benasque. Y más al sur, la plaza portificada de Graus, o las construcciones defensivas de Benabarre, Estopiñán, Luzás o Arén.

Los amantes del turismo religioso cuentan con tesoros como la catedral de Roda de Isábena, la iglesia del monasterio de Justo y Pastor de Urmella o el monasterio de Obarra. Quienes se acercan al valle para mimar su salud acuden a las aguas del balneario Vilas de Turbón.

Además de las pistas de esquí de Cerler o Llanos del Hospital, las rutas en bicicleta o el parapente están entre las actividades predilectas de los visitantes del Valle de Benasque.

Gastronomía

El valle de Benasque es rico en carnes, embutidos y quesos, y se cocinan sabrosos guisos calientes que se sustentan con animales de cría como el cerdo, la ternera o el cordero, además de platos de caza. Son famosas las tortetas y la freixúra o el estofado de ternera con setas. El corzo es un alimento inconfundible del recetario benasqués pero, sin duda, la longaniza de Graus es la seña de identidad de este rincón del Pirineo.

Galería de Imágenes

También te puede interesar